El murcià era Jo

Fa uns dies vaig escriure al meu mur de Facebook el següent post:

He trobat un comentari d’un murcià en una notícia d’un mitjà digital que m’ha impactat per com de clar diu les coses i perquè de sobte te n’adones que estàs molt menys sol del que creus, que hi ha molta més gent, de totes bandes, que també se n’adona. “Dicen que las relaciones entre Cataluña y España son complicadas, que existe un hartazgo mutuo. Dicen que la culpa es de las dos partes. Yo he vivido en Barcelona, allí he podido ver tiendas con souvenirs de toros y sevillanas, cenar en tavernas vascas de pintxos, escuchar desde mi ventana a descendientes de andaluces celebrando la feria de abril, visitar la casa de Valencia y escuchar actuaciones de grupos de mi tierra. Aún estoy esperando ver una demostración de algo catalán así fuera de las fronteras de Cataluña. Cuantas tiendas de productos catalanes hay en Badajoz? En qué idiomas está la guía del alcázar de Toledo? Miren aquí el único problema que hay es que son ustedes una panda de racistas, sí de racistas, el anticatalanismo es racismo puro y duro. Odio al diferente. Y cada vez que pongo la televisión puedo encontrar más de tres canales que hacen gala de ese odio con total normalidad e impunidad a todas horas. España y su nacionalismo exterminador me dan asco. No me siento ni me sentiré nunca español, porque todos los valores del españolismo me resultan ajenos y despreciables, chocan con mis valores de respeto, integración, diálogo y democracia.”

Bé, he de confessar-vos que tal comentari en un mitjà digital i tal murcià no existeixen. Primerament demanaré disculpes per l’engany, bo tampoc és un engany molt gran, no és com dir que no tocaràs el IVA o les pensions. Res que no es puga arreglar amb un “lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir”.

Vaig escriure eixe post perquè volia fer una prova, volia observar les reaccions dels meus amics de Facebook, en la seua gran majoria gent amb, com a mínim, certa sensibilitat valencianista. El resultat va sobrepassar enormement les meues expectatives. Amb 2 comparticions directes i unes quantes més indirectes, 8 comentaris i 53 “m’agrada”, puc dir amb total seguretat que aquest ha estat el post més popular que he escrit al meu mur de Facebook almenys del que portem d’any 2012.

Amb aquest xicotet engany he pogut comprovar el que ja sospitava. En primer lloc, he pogut comprovar que una opinió com eixa, vinguda d’una persona de l’Espanya monolingüe, sorprèn per inaudita. En segon lloc, ha quedat palès que és una opinió que comparteixen bona part dels valencianistes i fins i tot una opinió que, posada en boca d’un murcià, agraeixen enormement. I finalment, he comprovat que reduir les tensions entre el centre i la perifèria de l’Estat espanyol a una qüestió merament econòmica és faltar a la veritat.

És palès i notori que la qüestió econòmica, la pela, que diuen els catalans, protagonitza les tensions entre Catalunya i Espanya, sobretot ara amb el pacte fiscal mort però encara calent i de cos present. El greuge en el finançament, diguem-li espoli fiscal, solidaritat malentesa, sistema imperfecte de redistribució territorial o com es vulga dir, està en el nucli del problema i té molt de pes. Però hi ha una cosa que pesa, més i tot, que això. Això és l’anticatalanisme.

Per a un valencià conscient com jo, l’anticatalanisme és més que una realitat, de fet, és la realitat imperant en el que a relacions amb Catalunya i “lo” català es tracta. Més enllà dels números econòmics i fiscals, més enllà dels estatuts d’autonomia i les reivindicacions polítiques, està el substrat social.

L’espanyolisme, profundament arrelat a Espanya, profundament arrelat al País Valencià, fa de l’anticatalanisme peça clau del seu argumentari. Un anticatalanisme que portat a l’extrem i més quan en són molts els que el porten a l’extrem esdevé xenofòbia. Sense matisos. Sense mitges tintes. Xenofòbia.

Estem tan acostumats a l’anticatalanisme que no percebem moltes vegades la perillositat i la gravetat d’aquest discurs. Però sols hem de substituir la paraula “català”, per la paraula “jueu”, “negre” o “maricó” en els discursos que podem escoltar en les ràdios i televisions tots els dies i llavors haurem d’entendre clarament la profunditat i vertadera naturalesa del problema.

No és que des de la concepció espanyolista d’Espanya hi haja desconeixement o indiferència cap a la realitat plurinacional, plurilingüística i plurisentimental de l’Estat, és que directament hi ha una animadversió activa. No és que hi haja una realitat (1 de cada 5 espanyols parla català/valencià) que no es vulga potenciar, és que directament s’amaga, es persegueix i es vol acabar amb ella.

Això que estic dient no és una realitat, és LA realitat, i en aquest tauler d’escacs hi ha que jugar la partida. El murcià que ens entén, no existeix. Jo no dic que no hi puga haver algun ciutadà a la Regió de Múrcia que pense això, de segur que sí, però lamentablement eixa no és la postura hegemònica de l’Espanya monolingüe, ni tan sols és una postura minoritària rellevant en l’Espanya monolingüe sobre allò que està passant amb Catalunya, i allò què és o deuria ser Espanya.

És molt difícil resoldre una problema entre dos si una de les parts no entén que el fet que l’altra part perceva que hi ha problemes significa que veritablement hi ha problemes. De fet, és impossible que dues parts puguen entendre’s si una d’elles es nega a acceptar a l’altre com interlocutor vàlid, arribant a negar-li fins i tot la capacitat d’existir de manera diferenciada. Espanya no dialoga, imposa. Bé a colps de baioneta o bé a colps de sacrosanta Constitució. En alguns casos, aquestes dues opcions es conjuminen i trobem Pares de la Constitució que en ple segle XXI i davant d’un auditori amb públic català s’atreveixen a dir que a Barcelona cal bombardejar-la de tant en tant. Allò trist no és que Peces Barba diguera açò, allò trist és que, davant aquestes declaracions, només ens vam escandalitzar els de sempre.

A diferència del que passa en altres Estats plurinacionals, en el nostre, als que no tenen problemes per ser i sentir-se ja els hi va bé amb el que hi ha. Als que no tenen problemes per parlar la llengua que parlen. Als que no tenen problemes en rebre el finançament que reben. Als que oprimeixen ja els hi va bé negar l’opressió.

Ja poden vindre milió i mig de catalans, o dos milions, o vint-i-cinc demanant un encaix que la Constitució no es tocarà. (A no ser que ho demane Àngela Merkel, dit siga de passada)

Es veu que la Constitució ha cristalitzat en companyia de la indivisible unitat d’Espanya, es veu que els pactes de la Transició, (pactes fets entre demòcrates i feixistes, cal recordar) han derivat en llei immutable i universal per sobre de la voluntat ciutadana.

Ara, a més, diuen que si es vol referèndum, a banda de despenalitzar-lo (doncs es va penalitzar per a poder enviar a Ibarretxe a la presó si se li antullava preguntar als bascos què volien ser), cal que es vote a tota Espanya, siga sobre la independència de Catalunya, la del Quebec, o sobre si es volen bous o varietés a les festes de Pozuelos. I si tota Catalunya votara que sí però tota la resta d’Espanya ho fera en favor del no, doncs Catalunya hauria de quedar-s’hi i no marxar. A aquests extrems d’insuportable imbecilitat arriben els arguments d’una concepció nacional tirànica i imperialista.

L’intent federalitzant que va emprendre Pasqual Maragall i el PSC amb l’Estatut de Catalunya ha fracassat estrepitosament. La voluntat d’un poble en referèndum i de dos parlaments (el català i l’espanyol) res no van poder davant la paret de l’espanyolisme imperant. I ara, amb el pacte fiscal, més dosi de la mateixa medecina.

Curiosament els arguments que van impulsar als partits catalans a intentar federalitzar Espanya són els mateixos que els porten ara a reclamar la independència. Després de l’enèsim intent de Catalunya per canviar Espanya, s’han donat per vençuts. Així doncs, la voluntat d’independència de Catalunya va carregada d’arguments i una llista interminable de greuges, la unitat d’Espanya només va carregada d’imposicions.

I així no es pot. No hi ha manera. Espanya no canviarà. No vol. No existeix l’interlocutor vàlid. Qualsevol intent de normalitzar la pluralitat de l’Estat és paralitzat des del centre. Un centre que va unflant-se com una paparra i que estén els seus tentacles radials com un polp, ara en forma de AVEs, amb l’esperança d’un dia poder abraçar la Nación complerta i perfectament assimilada i acabar-la d’exprimir totalment com una taronja. Espanya és com és i no vol ser d’altra manera. Assumeix sense protesta les tesis de l’espanyolisme, que són ara igual de ràncies i igual d’esbiaixades que ho eren fa 200 anys. Espanya per no voler no vol ni deixar marxar als que menysprea, esdevenint una presó de pobles que recorda als imperis absoluts d’una altra època. Catalunya no té opcions, i els que volem un Estat en el que sentir-nos còmodes i no compartim l’única concepció permesa d’Espanya, tampoc. Doncs a l’altra banda no hi veuen la necessitat de canviar res i com no la veuen ells, serà que no existeix. Com el murcià del meu post que tampoc no existeix, com la possibilitat d’una altra Espanya que, si Catalunya marxa, sí serà del tot una quimera impossible d’assolir.

Advertisements

7 pensaments sobre “El murcià era Jo

  1. “El murciano que nos entiende, no existe. Yo no digo que no pueda haber algún ciudadano en la Región de Murcia que piense eso, seguro que sí, pero lamentablemente esa no es la postura hegemónica de la España monolingüe, ni siquiera es una postura minoritaria relevante en la España monolingüe sobre lo que está pasando con Cataluña, y lo que es o debería ser España.” Concidadano y colega, soy simpatizante de EQUO Cataluña y Granada. Levo casi un año y 3 meses en Cataluña, tengo familia tanto en Girona como en Castellon. Amigos en Barcelona y Valencia… mas familia en Barakaldo y amigos en muchos sitios de Andalcia, Cataluña, Valencia y el globo terraqueo. Solo te puedo decir, lo siento… siento tu dolor y como propio… pero DISCREPO, democraticamente. No voy a exponer más opinion sin datos, que ya has dado tu. Solo puedo decirte, que aun creo en ESPAÑA. No la españa de los rancios… de los conservadores… de los retrogradas. La ESPAÑA de los ciudadanos comprometidos, respetuosos que aman al vecino y que buscan la convivencia con toda su ansia.
    Ahora algo de mi experiencia. La xenofobia no se restringue a Cataluña, la xenofofia es tipical spanish… los comentarios soeces y groseros… los chistes de mal gusto… se hacen con Catalanes, Madrileños, Andaluces, Valencianos, Vascos… me parece que no se libran ni los Riojanos… ¿por qué? No lo se… pero me da una pena demencial…
    Creo que el verdadero problema que tenemos es social: Falta de valores, de conociemento de como funciona la sociedad, de valentia para enfrentarse al sistema y de poner la otra mejilla… de egoismo cabalgante y de un consumismo desmedido sin fin.
    No tenemos conciencia de clase trabajadora… de pueblo unido en los maximos y separados por los minimos, exacerbado por una clase politica gobernante y votada por una mayoria dominada, coaccionada y engañada…
    Cultura, respeto y convivencia, entre los seres humanos… con la madre naturaleza compañero… te pido que hagamos un ejercico de maximos, de los que nos une… pronto asi lo deseo… parlare el Català tan bé como el Andalú y el Español e incluso el Ingles… y asi como ciudadano del mundo, podre convivir, entender y disfrutar mejor de alli donde este… ahora Cataluña. Mañana no lo se.
    Luchar ¿porque? ¿para quien? Por que lo de siempre no hagan por siempre lo que llevan haciendo siempre: Manejar a muchos para hacer ellos poco los que les de la gana. Para tus hijos, los mios… sobrinos, niñ@s que estan por nacer, por la madre tierra, para que alli donde estemos, o nuestros descendientes disfruten de la naturaleza de la manera mas saludable posible, y que dispongan de los recursos naturales que hemos podido disfrutar, y que ellos tambien puedan.
    Con todo este discurso que te estoy pegando solo te pretendo decir. Juntos podemos, por algo más que España, Cataluña, Valencia o Andalucia, por el pueblo trabajador unido en democracia y constante mejora.

    Un saludo i moltes gràcies!! 😀

    1. Hola David, gràcies per comentar. Crec que un comentari tan llarg i elaborat com el teu mereix una resposta. Compartisc en gran mesura allò que dius. No obstant no crec que els acudits sobre catalans, valencians, andalusos etc… puguen considerar-se xenofòbia, els acudits són acudits, les bromes són bromes i hem d’agafar-nos-les amb sentit de l’humor (que els ho diguen als de Lepe!). Jo crec que en el cas català estem parlant de molt més que bromes o acudits. Estem parlant d’intolerància, d’incomprensió. Estem parlant de campanyes de boicot, d’un qüestionament continu de la seua manera de ser i sentir-se, estem parlant de menyspreu a una llengua, una cultura, una història… una comunitat humana, al cap i a la fi.

      Jo sóc i em sent valencià, i això no trau que puga ser i sentir-me ciutadà del món, o fill de la mare Terra, i tant que sí! no sóc un activista de l’ecologisme però milite a una formació on l’ecologisme és ben present. Els sentiments són lliures, i jo podria perfectament arribar a sentir-me espanyol (potser no sentimentalment, però si dur-ho amb normalitat) sinó fóra perquè em sent contínuament agredit per ser com sóc, parlar el que parle i pensar el que pense (i no només pel que diuen en Madrid o Valladolid, també pel que impera a casa meua).

  2. Me presento como un murciano que cree comprenderte y que compartiría la opinión de mi paisano ficticio. España da asco en muchos aspectos y muchos de los hechos que comentas no me atrevería a ponerlos en duda.

    El problema sin duda no deja de ser social. El anticatalanismo da votos y aunque también los quita, parece que en menor medida. Sobre todo, debido a que los gobernantes retroalimentan esta mierda.

    Sin embargo, vivo convencido de que el pueblo que no guarda odio, por supuesto, es mayoría. Pero tenemos una constitución de mierda, unos gobernantes de mierda y una nación de mierda. Y todo esto es lo que hay que cambiar.

    Soy consciente de que Cataluña funciona mejor que otras regiones en muchas cuetiones y a veces siento envidia. Pero opino que estos logros son más mérito de vuestra sociedad que de vuestros gobernantes, que son igual de mangantes y sinvergüenzas. Tengo familia de allí, he trabajado allí, voy de turismo… y te puedes encontrar todas las indecencias y corruptelas que quieras. Ésto, lamentablemente, lo tenemos en común. E igualmente, el catalanismo también se retroalimenta para ganar votos. Lo dicho, tenemos gobiernos de mierda.

    Creo la que la independencia sería bastante perjudicial para todos y no tanto ya en lo económico, sino más aún en lo social. El odio, la xenofobia, se vería acrecentado en los ignorantes que hay en todas partes. A mi me encantaría ver en Cataluña acrecentado el ánimo de refundar el país común, que desde un principio fue un cachondeo. Me ha encantado lo de la “sacrosanta Constitució”, que por cierto se la pasan por el forro cada vez que les apetece.

    Hay parte de los españoles que no sólo os quieren, sino que os necesitan. Necesitamos la fuerza de los ciudadanos catalanes para conseguir un Estado real, un Estado del pueblo, de todos los pueblos.

    Saludos.

    Héctor Moreno
    fb.: Ctor Rigel

    1. Hola Héctor, gracias por tu comentario. En principio puntualizarte que yo soy valenciano, no catalán, hay un momento en que lo digo en el artículo pero supongo que no te habrás percatado. Puesto que mi país quedaria del lado español de la frontera convengo contigo en eso que dices de que se les quiere y se les necesita, sinceramente una España sin Cataluña sería una España peor. También estoy de acuerdo en que la sociedad catalana es una cosa y la clase política otra y allí hay chorizos como aquí (bueno tantos como en València, lo dudo), algunos catalanes me hablan a veces con condescendencia por el caso Gürtel o el Brugal sin darse cuenta que ellos allí también tienen lo suyo con Millet y compañía.

      Creo que compartirás conmigo que lo ideal hubiera sido encontrar una solución pactada cómoda para Catalunya y no abocarlos a ésto. Deberíamos habernos preocupado todos de que más comunidades autónomas siguieran un poco su ejemplo en lo que a economía productiva se refiere. Nuestras respectivas comunidades tuvieron ocasión hace años de convertirse en verdaderos motores de la economía pero valencianos y murcianos optamos por la especulación y el ladrillo y ahora lo estamos pagando. En cualquier caso el sistema de financiación es injusto, no sólo para Catalunya, también para Balears o el País Valenciano, entre otros. Se trata a unas comunidades como vacas lecheras y así en lugar de crear más polos económicos potentes dentro del Estado nos hemos dedicado a exprimir a las comunidades más ricas.

      Evidentemente la crisis y la situación social han acelerado el proceso independentista en Catalunya pero no nos llevemos a engaños: En Catalunya se ha producido un punto de inflexión en lo que a la cuestión nacional se refiere, sería del todo equivocado hacer una lectura únicamente en clave social.

      1. Perdona por la confusión, ciertamente no estaba seguro si al mencionar el “valencianismo” y al “País Valenciano” te referías ciertamente a Valencia o, como me ha ocurrido en otras ocasiones con catalanes, al conjunto histórico de Cataluña, Baleares, Valencia y parte del Sur de Francia. Reconozco que en esto soy un tanto ignorante, y al hablar del tema que nos ocupa acabé equivocándome.

        Bueno, mi fallo en el trasfondo tampoco es de importancia, pues hablamos sobre una misma cuestión. Obviamente, el problema se presenta como económico y social, pero si tenemos gobiernos que se llevan lo económico para Rodrigo Rato, Millet, Camps o quién sea, creo que cómo ciudadano de a pié, debo obviar un poco el tema y preocuparme de lo que ciertamente me afecta.

        ¿Para qué se necesita un pacto fiscal para los corruptos? A mí me quema la sangre, aún como murciano, cuando mi gobierno (y algunos votantes exacerbados) pregona a los cuatro vientos y exige el “Agua para todos”. ¿Qué todos?, ¿todos esos sinvergüenzas que van a saquear los corrompidos ayuntamientos montando urbanizaciones fantasma y destruir nuestra costa?

        Por supuesto, hay un punto de inflexión en lo político y en lo social. Anteayer estuve esquivando pelotazos de “asesinos de azul” en los alrededores del Congreso y se me ocurre que el millón y pico de manifestantes que asistieron a la Diada tienen cosas más importantes por las que manifestarse: Educación y Sanidad es lo primero, y el gobierno catalán las está destrozando como el español, y con más dinero (suponiendo que la independencia sea más dinero) seguirían destrozándolas. Me repito: quiero a los catalanes, necesito a los catalanes.

        Cómo quise decir en mi anterior comentario, estoy convencido que si la nación de Cataluña, o el País Vasco o Valencia, la que sea, se independiza del gobierno español, pero siguiesen dependiendo de CiU, PNV o PPCV, no creo que fuesen a vivir mejor que si el pueblo español se independizase del gobierno español.

        En el fondo creo que Mariano se alegra un montón de lo que le está haciendo Mas, le está viniendo al pelo para distraer la atención. Dentro de poco hará mucho frío en los informativos…

        Cuando se pide independencia pero dentro de Europa, se pide por lo social, pues en Europa no se ha creado ningún anticatalanismo carca. Catalunya espera sentirse bien aceptada en Europa. Y la señora Merkel estará encantada de recibir un nuevo país con el “rescate” ya de fábrica.

        Por último, agradecer que me contestases en español (o castellano, ¿?), pues, aunque creo entenderlo, mi nivel de català (o valencià, ¿?) ha bajado mucho desde que veía Bola de Drac en el Canal Nou, jeje.

        Un cordial saludo!!

      2. Hola de nuevo, entiendo lo que quieres decir, pero insisto, el pasado 11 de septiembre los catalanes (convocados desde la sociedad civil, no desde los partidos) salieron a la calle a pedir una cosa: independencia.

        Obviamente detrás del lema: “Catalunya, nou estat d’Europa” hay malestar social, hay el anhelo de defender el Estado de Bienestar, la sanidad pública, la educación de calidad etc… pero el lema era claro y rotundo. Se quieren marchar, entienden que ya no tienen sitio. Y eso tiene mucho más que ver con la financiación autonómica, el Estatut, las sentencias del TC y TS y el anticatalanismo que con la crisis. En Catalunya hay dos ejes el de izquierda-derecha y el de centro-periferia, y esa manifestación hay que entenderla desde el segundo eje. No podemos decir que lo que pasa es que les duelen los recortes y estan muy enfadados y quieren culpar a España de ello, porque su gobierno les ha hecho creer que toda la culpa es de España. No, no es eso. En el último año cientos (y puede que me quede corto) de intelectuales, catedráticos y profesores catalanes han pasado de posturas federalistas a posturas claramente independentistas. Y gente con un nivel así dudo que se deje manipular por Mas, por CiU o por Esquerra.

        Quieren independencia por cuestiones nacionales, culturales, económicas y si… también sociales. Pero no nos quedemos sólo con la visión social de la reivindicación porque sería un error.

        Aquí el problema, principalmente, es que hay un pueblo, el catalán, que se siente nación, y que tiene un tejido nacional en todos los ámbitos superpotente y que dicen: si quieren ustedes que nos quedemos, queremos que nos acepten como somos. Y desde el otro lado no han recibido esa comprensión.

        Por cierto que grande Son Goku en canal 9, recuerdo que aquí todos los niños lo seguíamos como las señoras siguen las telenovelas. lo de Namek era un auténtico culebrón! jeje

        Un saludo

  3. Hola. Para que veas que ese murciano no existe, sino que somos varios, me uno a los comentarios anteriores. Soy murciano (orgulloso de serlo) y me encanta Cataluña. Viví unos meses en Barcelona y algunos de mis mejores amigos son de allí. Además, como lingüista, me considero un privilegiado por poder entender el catalán.
    Ahora bien, creo que no debemos caer en reduccionismos. Ni todos los murcianos odiamos a Cataluña ni todos los catalanes respetan al resto de España. Existe un odio por ambas partes que se basa, casi siempre, en el desconocimiento. Yo he sido menospreciado en Barcelona por ser murciano, pero lo considero como una opinión aislada.
    Otro tema es que, desde mi punto de vista, plantear ahora la independencia (legítima petición de cualquier pueblo) es oportunista.
    Un saludo.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s